"Dilexi iustitiam et odivi iniquitatem propterea morior in exilio"

sábado, 30 de agosto de 2014

Pautas para Organizar Labores de Socorro, Enero de 2012.



Nuestro compañero Medieval nos contribuye a develar otro estamento de la Organización: Los Comités de Socorro (CS). Recientemente, publicamos una carta sobre un seminario para estos comités presentado por la sucursal de México.



Ahora, gracias a este manual, sabemos que los CS son nombrados por los Comités de Sucursales a través del Departamento de Servicio en zonas de desastres permanentes o cuando acaece uno. Sin embargo, si no hay personal disponible, el comité de sucursal informa al Comité de Coordinadoresy ante quien se rendirán los gastos después. También, hay que designar un centro de socorro, como base de operaciones. Los superintendentes viajantes "serán los ojos y oídos del comité para ver con cuanta equidad se realiza la labor humanitaria". 

Como primera medida al ocurrir un desastre, se dan los pasos para hacer un balance de la situación, tanto en la salud como en alimentos, ropa y... el estado de los salones. Una vez calculados los costos de la obra de socorro, el Comité de Sucursal 

envía al Comité de Coordinadores un informe con sus recomendaciones sobre cuanta ayuda ha de darse y el limite de gastos por reparación o reemplazo de cada hogar. Tanto su recomendación como la decisión final aprobada se mantienen en completa confidencialidad.

Hasta este pasaje de la lectura todo me parecía excelente... pero esto de no hacer público lo que se gasta en socorros se presta para muchas cosas. ¿Acaso se teme una comparación entre lo donado y lo gastado para estos fines?

Por otro lado, me parece muy bueno involucrar a los Comités de Enlaces con los Hospitales en la búsqueda de atención médica. El que servicios de salud propios se puedan poner a disposición de la comunidad es loable. No tengo nada que objetar a la distribución de alimentos y artículos de primera necesidad. Así mismo, las instrucciones respecto a la reconstrucción de viviendas de emergencia y sus resguardos son apropiadas. El que se deje a conciencia donar los fondos de seguros (aún habiendo recibido ayuda de la Organización) es positivamente notable. Lo mismo se puede decir de los consejos respecto a la preparación de desastres, contenidos en la carta del 6 de Enero de 2012:



Aquí están los formularios Informe de Situación por Desastre, S-182-S y Cuestionario Sobre Damnificados, S-183-S:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada